Hoy rescatamos esta gozada de crítica de  Miguel Gabaldón, sobre Carne Viva publicada en la página notodo.com.

CV_EF_17

CARNE VIVA

Sesiones de hipnosis, bailes contemporáneos con Titanic de fondo, crímenes e investigaciones policiales, familias desestructuradas con historias de culebrón venezolano, relatos de amor y desamor delirantes, sadomasoquismo, ítalo-chinas depresivas, comisarías hispano-argentinas, recortes presupuestarios, física cuántica, Paulo Coelho… Todo esto se mete en una coctelera, se reparte por tres espacios y, ¿qué sale? Pues o un experimento digno del Doctor Frankenstein (un monstruito curioso pero recosido a partir de trozos de fallecidos) o… Carne Viva, un espectáculo pero que muy surrealista y extremadamente divertido que tiene ganada con toda la razón del mundo su buena reputación y éxito después de llevar un tiempo ya en La pensión de las pulgas.

La autora y directora uruguaya Denise Despeyroux es artífice de la maquinaria de relojería que es este controlado descontrol, pensado con mucho ojo ex profeso para el local en el que se representa. La historia: los recortes presupuestarios llegan a una comisaría de policía. Por lo cual se decide subalquilar dos de los espacios del inmueble a una profesora de danza y a una hipnotista. En cada una de las estancias se desarrollará una escena relacionada directamente con las otras dos. Lo curioso del asunto es que la acción transcurre a la vez en los tres espacios de La pensión de las pulgas. Lo de las acciones paralelas en diferentes habitaciones es algo que ya se pudo ver en alguna otra obra reciente (como Yo amé a Edgar Alan Poe o Creep) pero no por triplicado, tan bien ejecutado, con personajes que van de unas a otras y con un timing tan complejo como en Carne Viva.

El público se divide en tres grupos y cada uno realiza un recorrido diferente. Unos ven antes lo que sucede en el despacho, otros la acción del gabinete de hipnosis… Así cada grupo monta un puzzle que, aunque con los mismos elementos (porque la acción se repite por triplicado) es percibido de diferente manera por el espectador al alterar el orden. Pequeños detalles (efectos de sonido como truenos, cortes de luz, portazos) orientan a los actores en las diferentes salas en cuanto a los tiempos. En mi caso, la experiencia fue: clase de danza-hipnosis-despacho de policías. Y tengo que decir que me pareció una gozada. Fantástico el revolver todos esos elementos y que salga algo de digestión tan absolutamente placentera. Perfecto el ritmo y casi un milagro ese encaje de bolillos de tiempos y acciones para que cuadren (porque hay actores que van de unas habitaciones a otras, estableciendo las conexiones entre las diferentes historias). Magnífica la dirección de actores: geniales todos y cada uno de ellos. No me voy a detener a hablar uno por uno, porque no acabaría nunca, pero es que todos tienen algún momento absolutamente demencial para tirarse por los suelos de la risa. Una entrega actoral maravillosa, con unas interpretaciones delirantes pero (y ahí se nota la entrega absoluta) completamente creíbles dentro de su surrealismo. Y es que la historia se encuentra en un registro vodevilesco (y hasta de folletín) con una carga irónica altamente disfrutable, pero también con un amor y ternura hacia sus personajes que hacen las delicias del respetable. Dan ganas de que no se acabe la función para poder continuar espiando las vidas de estos personajes.

Sin olvidar que no es menos genial el hecho de que una de la típicas tópicas frases de Paulo Coelho (de ésas que dan urticaria, sí) se convierta en el leit motiv de la función… Y que encima acabe resultando completamente cierta en esta historia. Aunque también, por supuesto, para aquel espectador cuyo deseo sea pasar una velada mucho más que divertida… Y es que “El universo conspira para que nuestro deseos se cumplan.”

CV_EF_11

-CARNE VIVA

SÁBADO 21:30h y DOMINGO 20h

Escrita y dirigida por Denise DESPEYROUX

INTÉRPRETES: Agustín Bellusci, Vanesa Rasero, Juan Ceacero, Marta Rubio, Fernando Nigro, Huichi Chiu, Joan Carles Suau, Sara Torres, Victoria Facio, Juan Vinuesa, Font García, David Matarín, Roberta Pasquinucci, Silvina Rodriguez.

La PENSIÓN de las PULGAS.

Calle HUERTAS, nº 48. Barrio de la Letras, MADRID.

Reservas: Teléfono: 638752812 (de 11h a 14h y de 17h a 20h)